Ka Shan School

Tai-Chi Chuan • Qi-Gong • Choy Li Fut

Cinco reglas para practicar Qi Gong con éxito

Publicado por a 31 octubre, 2015

Por el GrandMaster Doc Fai Wong   

     Cómo meditar y hacer ejercicios de Qiqong solamente no es suficiente para hacer que tu práctica de Qiqong sea beneficiosa y que merezca la pena. Tienes que saber también emplear ciertas prácticas físicas y mentales antes de que puedas controlar la dirección y el flujo por todo tu cuerpo de la energía Qi (chi). No importa cuál sea el estilo de Qiqong que practiques, tienes que entender primero unos principios básicos de la práctica correcta del Qiqong.

Aquí hay cinco reglas que se aplican a la mayoría de los estilos de Qiqong:

1.- No hay que esperar demasiado en poco tiempo. Este es uno de los fallos más usuales que tienen los principiantes. Cuando las personas empiezan a estudiar Qiqong están siempre estereotipados y muy entusiasmados. Pero, no todas las personas aprenden al mismo ritmo. A veces los estudiantes no aprenden lo rápido que les gustaría y se vuelven impacientes, comparándose con otros e intentando forzar las cosas para que ocurran, las cuales llevan más tiempo.

A veces, las personas se crean sus propios horarios, como por ejemplo:

“Hoy quiero hacer mi Dan Tien (el punto de presión que está localizado 3 dedos más abajo del ombligo) caliente, mañana yo quiero que mi Qi fluya por el coxis” o entre este y este día quiero completar la pequeña circulación. Esta es la forma incorrecta de hacerlo.

Qiqong no es como un ejercicio o tarea habitual que te propones para ti mismo. No puedes hacer un horario de cómo vas a evolucionar en el Qiqong. El Qiqong beneficia dependiendo de tu salud inicial, estado mental, la habilidad de relajarse y otros factores. Por lo tanto, todo ocurre en Qiqong cuando es la hora de que eso ocurra. Si intentas forzarlo, nunca va a ocurrir.

2.- No te obsesiones con los apegos o sensaciones. Cuando practicas, no pongas tu atención en los diferentes fenómenos o sensaciones que puedan ocurrir. Debes estar siempre consciente de lo que está pasando, pero deja que tu mente se centre en lo que debe y con el ejercicio que estás haciendo. Si dejas que tu mente esté obsesionada en una cosa, o en algo que sientes que es interesante o nuevo, el Qi sigue a tu mente e interfiere con la tendencia natural de tu cuerpo para que se reequilibre a sí mismo.

No esperes que algo ocurra y no dejes que tu mente vaguee por ahí buscando  fenómenos nuevos.

Además, no empieces a evaluar o juzgar los fenómenos como preguntar: “¿Está mi Dan Tien más caliente hoy que ayer?”

No te preguntes a ti mismo: “¿Y ahora donde está mi Qi?”

     Cuando tu mente se obsesiona con el Qi, tu yi (intención) está con tu mente. Este yi estancado no va a guiar al Qi a su destino.

Mi profesor de Qiqong, el profesor Peng Si Yu, siempre enfatizaba:

 “Sé consciente de lo que está ocurriendo, pero no le prestes atención”

Si sientes algo mientras estás haciendo una meditación y esperas que también ocurra la próxima vez, no solo es muy probable que no ocurra, sino también habrás bloqueado que tu Qi fluya con tu intento consciente de hacer que algo ocurra.

3.- Evita los pensamientos conscientes que te distraen de tu propósito. La mente es poderosa, con cada idea sigue estando fuertemente conectada a su origen. Si no puedes cortar las ideas de su fuente, tu mente no está calmada y vacía y entonces no puedes regular el Qi.

También podrás encontrar que aunque ya hayas parado el flujo de pensamientos aleatorios que están en tu mente, son generadas nuevas ideas mientras practicas. Por ejemplo, cuando descubres que tu Dan Tien está caliente, tu mente inmediatamente hace memoria de dónde está eso mencionado en un libro, o como el maestro lo describió, y empiezas a comparar tu experiencia con esto. O puedes empezar a preguntarse cuál es el siguiente paso. Estos pensamientos pueden conducirte fuera de tu paz y tranquilidad, y tu mente termina en lo que los antiguos practicantes de Qiqong se referían como el dominio del diablo. Entonces tu mente está confusa, dispersa y muchas veces asustada. Te rendirás pronto o puede que incluso no quieras continuar con tu práctica del Qiqong.

4.- Shen (espíritu) no debe seguir a tu escenario externo. Esto es también un problema en la regulación de tu mente. Cuando tu mente es consciente y las emociones no están controladas, cualquier distracción externa hace que se lleve tus pensamientos fuera de tu cuerpo (práctica de Qiqong) y vaya a la distracción. Debes entrenarte a ti mismo con los ruidos, olores, conversaciones y otras distracciones para que no molesten a tu concentración. Está todo bien si eres consciente de lo que está ocurriendo, pero tu mente debe seguir calmada, con paz y firme en el cultivo de Qi.

5.- El estado físico es también importante. No estés muy caliente o muy frío durante las sesiones de práctica. La temperatura de la habitación en la que estás entrenando no debe ser ni muy caliente ni muy fría. Debes practicar en un ambiente cómodo, que no moleste a tu mente y al cultivo de tu Qi.

     No utilices ropas estrechas o un cinturón. Siempre lleva ropa floja cuando estás practicando porque esto ayuda a que te sientas cómodo y hace que tu Qi fluya naturalmente. Deja tu cinturón suelto. El abdomen es el área más importante de la práctica del Qiqong. Tienes que tener cuidado para que lo limites el movimiento y el confort de esta zona. No practiques cuando estás hambriento o lleno. Cuando tienes ganas de comer es muy difícil concentrarse, y cuando tienes el estómago lleno la práctica se aferra a la digestión.

     Estas son sólo cinco reglas de una larga lista que se han pasado a través de muchas generaciones de maestros de Qiqong. Están basadas en mucho estudio y experiencia, deben ser tenidas en cuenta con mucho cuidado si quieres obtener buenos resultados en la práctica del Qiqong.

 Traducido por el Sifu Santiago de la Cruz